Geometría en juego

16 de junio al 15 de julio

Cristian Hauk y Ernesto Dorato

“El juego es la forma más elevada de investigación”

Albert Einstein

En la selección de obras recientes de Cristina Hauk y Ernesto Dorato, la distancia entre la figura y el fondo, entre lo vacío y lo lleno, genera la espacialidad, el movimiento, y en esta síntesis se construye el juego. La abstracción geométrica sobre la que se desarrollan sus producciones, se centra en generar composiciones subjetivas sobre espacios irreales y continúan, de este modo, desarrollando el campo de la percepción visual y empujando los límites de la subjetividad y lo posible. Investigar, también en este terreno, es buscar sin conocer el resultado; y el juego, ofrece las oportunidades de ir más allá de las formas de ser actuales, de transformar estructuras y de traspasar fronteras.

La pintura, es un medio que nos posibilita recuperar algo de la experiencia para reflexionar sobre el modo en que la negación de una imagen reconocible, hace aparecer la ilusión -ansiada y temida- como espacio de deseo y salvación. No tenemos pautas, pero conseguimos aproximarnos a lo que nos transmiten con los elementos más simples de la percepción visual (la línea, el plano, el color, la composición, el espacio, los contrastes, el movimiento) que se mezclan con las ideas más sofisticadas; porque jugar, es adoptar una ficción para buscar el objeto único e imposible.

Con la abstracción geométrica producida por Cristina Hauk y Ernesto Dorato, nos adentramos en un terreno que consiste en experimentar nuevos destinos y pensamientos. La geometría está cargada de múltiples posibilidades y su silencio abre preguntas: ¿Es posible que con formas mínimas podamos recoger algo de lo que la pintura aloja en su sueño? ¿Cuál es el contacto entre estas formas y la vida? Nada es definitivo, todo lo que estas pinturas nos devuelven es contradictorio y paradójico… algún tiempo sin la angustia del tiempo presente.

Gabriela Boer, junio de 2022